https://www.academiatv.es/wp-content/uploads/2022/04/Mia-copia-e1649671937969.jpg

Entrevista a Francisco García Novell, Premio Talento 2022

11 de abril de 2022

Por Inma Ríos

Especializado en comunicación infantil y juvenil, ingresa en TVE en 1963, desarrollando gran parte de su carrera profesional en programas de esa área como: el informativo juvenil La Semana, que dirigió y presentó; Informativo Juvenil, Nosotros, El domingo es nuestro y Crónica Joven. En 1993 pone en marcha junto a Miguel de la Quadra-Salcedo el programa divulgativo de aventura Ruta Quetzal, del que fue director y guionista.  Además, destaca su faceta como escritor con títulos como Naufragio, basado en el hundimiento del barco español Príncipe de Asturias en Brasil.

¿Cómo recuerda su primera experiencia profesional en televisión?

Llegué a televisión a través de la radio, donde me inicié siendo muy joven, en RNE de Barcelona. En la emisora convivía a diario con los grandes profesionales de TVE que también trabajaban en la radio: Federico Gallo, Jorge Arandes, Joaquín Soler Serrano, José Luis Barcelona y muchos más. Junto a ellos empecé a sentir el gusanillo de la pequeña pantalla a la que me incorporé colaborando en los Servicios Informativos de Miramar. Pero mi primer gran reto en televisión fue cuando me encargaron la dirección en Barcelona del programa informativo Sobre la Marcha, dirigido por Alfredo Amestoy. Trabajar junto a un profesional al que yo tanto admiraba fue muy enriquecedor. Con él aprendí a hacer una televisión moderna, diferente, imaginativa y dinámica. El programa se emitía a diario antes del primer Telediario. Sobre la marcha rompía moldes y era una bocanada de aire renovador en nuestra televisión.

¿Quiénes diría que han sido sus maestros en el oficio?

He tenido la suerte de trabajar junto a grandes profesionales de la televisión que, además, fueron entrañables amigos. Recuerdo, de manera muy especial, a Raúl Matas, Joaquín Soler Serrano, Alfredo Amestoy, Carlos Sentís, Jesús Hermida, Joaquín Prat, Federico Gallo, al inolvidable Arturo Kaps y a muchos otros cuya relación sería interminable, y sobre todo le debo mucho a José Joaquín Marroquí, quien me abrió el camino a la televisión. También, punto y aparte fue mi amistad y relación profesional con Miguel de la Quadra Salcedo de quien tanto aprendí viajando por lugares sorprendentes de América.

Creó y dirigió el primer informativo para niños y jóvenes realizado en España ¿Cómo surgió la idea y cómo vivió aquellos años?

En 1972, en un viaje a Nueva York, junto a Carlos Sentís, para cubrir unas elecciones presidenciales descubrí a Walter Cronkite, conductor del informativo de mayor audiencia de la CBS y que, por las mañanas, presentaba, también en la misma cadena de televisión, un telediario dirigido a los niños de las escuelas. Me pareció una gran idea, conocí personalmente a Cronkite y a su equipo y, al regresar a España, elaboré un proyecto de Informativo para niños y jóvenes, lo presenté a TVE y comenzó a emitirse en el mes de octubre de 1974. Fue una experiencia apasionante con la que conseguimos una gran audiencia, muchos premios, el respaldo de la crítica y el reconocimiento de los profesionales de la educación. Nos mantuvimos en antena hasta finales de 1989.

Hace falta una oferta de buena televisión con contenidos adecuados para niños y jóvenes. Unos programas que cubran las expectativas de esa audiencia tan compleja y difícil y que estén al nivel de sus auténticas necesidades. Hay que tratar a los niños con seriedad y no solo con el fin de entretenerles.

¿Cree que al público infantil se le da el espacio necesario en televisión?

No, en absoluto. Hace falta una oferta de buena televisión con contenidos adecuados para niños y jóvenes. Unos programas que cubran las expectativas de esa audiencia tan compleja y difícil y que estén al nivel de sus auténticas necesidades. Hay que tratar a los niños con seriedad y no solo con el fin de entretenerles. De la misma forma que existe una excelente literatura infantil y juvenil, tendría que haber un buena programación de televisión especialmente pensada para la infancia y la juventud, pero desgraciadamente, desde hace años, en nuestro país nadie se preocupa por satisfacer las demandas de calidad de ese segmento tan importante de la audiencia. Es una pena.

¿Cuál ha sido su desafío profesional más importante?

Sin lugar a dudas mi trabajo como subdirector de Crónica 2, en la Segunda Cadena de TVE, junto al gran periodista Carlos Sentís, durante más de cinco años. Fue un informativo innovador y revolucionario, un “news show” con el que conseguimos éxitos muy relevantes. Ese programa me dio la oportunidad de viajar por todo el mundo, de vivir en primera linea los grandes acontecimientos de la actualidad y de entrevistar  a muchos de los más destacados personajes de la política, la cultura, la ciencia y el espectáculo. Una etapa de mi vida profesional muy enriquecedora.

Si tuviese que elegir un momento de su trayectoria, ¿cuál sería y por qué?

Hay varios: No puedo olvidar el impacto emocional que me produjo aquel programa documental que hice en Managua cuando el terremoto de 1972; y me siento muy satisfecho de haber contribuido a un hito televisivo con el programa de Crónica 2 que grabamos para TVE totalmente en exteriores, con un equipo ligero de video, en Lisboa cuando la revolución de los claveles, a pesar de que nunca se llegó a emitir porque fue censurado en su totalidad. Y desde el punto de vista sentimental destacaría la jornada de mi toma de posesión como Director del Canal Forum que tuvo como escenario el emblemático Palau de la Música de Barcelona.

¿Cuál es trabajo que más le ha aportado desde un punto de vista creativo y profesional?

Sin duda alguna el informativo para niños y jóvenes. Cada día vivíamos una experiencia nueva y muy positiva al tratar de explicar de manera clara y atractiva los temas de la actualidad. Y quizás también los documentales. En primer lugar la serie documental que bajo el titulo de Fiestas de Andalucía, dirigí y realicé durante cuatro años para Canal Sur; y más tarde la puesta en marcha de la serie documental de Ruta Quetzal,  que estuve dirigiendo durante ocho años para TVE.

La Academia de Televisión le ha concedido el Premio ¿Qué ha significado para usted este reconocimiento?

El Premio Talento lo recibo con mucha satisfacción ya que, para mí,  la Academia ha tenido siempre un significado muy importante porque es la institución que reúne a todos los mejores profesionales de la televisión de nuestro país. Formar parte del catálogo de Tesoros Vivos y de los Premios Talento considero que es un broche del que me siento muy orgulloso tras una carrera de casi sesenta años llena de entrega e ilusión como la mía. Y, por otra parte, no te ocultaré que significa también una hermosa oportunidad para que mis tres nietas conozcan una faceta para ellas desconocida de su abuelo. Estoy feliz.